Aligerando

Floretinas

Recipe by
50 minutos
| Servings: 20 unidades

Que mejor manera para celebrar el día de Extremadura que con uno de sus dulces más típicos ¡¡las floretas!! (bueno, en este caso floretinas 😅).

En la zona donde vivo, siempre he visto las floretas con el molde grande y cuando me enteré que había un molde pequeñito no me lo pensé dos veces. Me pareció una buena idea reducir el tamaño para aligerar esta receta y así no alterar su sabor. Aunque al final, algo si he tenido que cambiar para hacerlas un pelín más saludables 🤩

En la receta tradicional se usa un cascarón de huevo como medida, así que para la “mini receta” eché un huevo en un vaso de chupito y voilá, era la medida exacta. Así que uso estos vasitos para hacer la receta.

Siempre intento evitar freír los alimentos pero en este caso no ha sido posible. El problema me surgió cuando me puse a calcular las calorías, que como no suelo freír no sabía cuantas calorías más tenía que añadir al resultado final. Me estuve informando un poco y no está nada claro. Leí en varios artículos que habría que añadir aproximadamente un 10% más al resultado final y eso es lo que he hecho.

A mí me gusta saber aproximadamente cuantas calorías tiene lo que como, pero hay días y momentos que mejor olvidarse de las calorías y disfrutar, y hoy es un día de esos.

¡¡FELIZ DÍA DE EXTREMADURA!!

Ingredientes:

  • 240 g. de miel de abeja
  • 120 g. de harina integral de espelta
  • 4 huevos
  • 55 ml. de aceite de oliva
  • 55 ml. infusión de anís
  • 55 ml. de bebida de avena
  • Aceite para freír

Elaboración:

  1. Prepara la infusión de anís añadiendo una cucharadita de anises en medio vaso de agua. Mete la infusión en el microondas durante 2 – 3 minutos. Retira del microondas, tapa y deja reposar.
  2. Usa un bol lo más hondo posible y que se ajuste al tamaño del molde. Para el molde pequeño yo he usado el vaso de la batidora que es hondo y tiene el tamaño ideal para que el molde entre sin rozar en los bordes.
  3. Pon los huevos junto con el aceite de oliva, la infusión de anís y la bebida de avena. Bate todo bien.
  4. Añade poco a poco la harina y mezcla hasta conseguir una textura similar a la de unas natillas (puedes necesitar un poquito más o menos de lo que indica la receta, depende del tamaño de los huevos, la harina que uses… etc).
  5. Deja reposar la masa 20 – 30 minutos.
  6. Pon una sartén o cazuela honda al fuego, mete el molde y cubre con aceite.
  7. Cuando el aceite y el molde estén bien calientes, saca el molde y mételo en la masa sin llegar al borde de arriba (ver foto nº 4).
  8. Saca el molde, deja escurrir un poco la masa y mételo en el aceite caliente. Sujeta el molde sin moverlo unos 20 segundos. Pasado este tiempo mueve el molde de arriba abajo para conseguir que se despegue la floreta. Mete el molde en el aceite para que se vuelva a calentar mientras se termina de hacer la floreta.
  9. Deja que la floreta se dore a tu gusto y dale la vuelta para dorarla por el otro lado. Saca la floreta y ponla boca abajo sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.
  10. Repite los pasos 5, 6 y 7 hasta casi terminar la masa. Te sobrará un poquito de masa, ya que llega un punto en el que el molde ya no puede untarse bien.
  11. Pon a calentar la miel en un cazo a fuego lento removiendo de vez en cuando hasta que quede líquida.
  12. Mete el bordecito de arriba de las floretas en la miel, colócalas boca arriba para que la miel vaya cayendo hacia abajo y… ¡¡listas para comer!!

Leave a Review

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

1 2 3 4 5

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.